viernes, febrero 08, 2008

A mi me da que pensar. Reflexión.

A mi me da que pensar. No se a vosotros, pero esta situación creo que indica que algo no se está haciendo bien en las fallas.

Y me consta que estos son los casos que salen a la luz, quizás algunos puedan pensar que son simples casos puntuales, pero yo me atrevo a afirmar que la excepcionalidad es que salga a la luz, siendo bastante habitual las situaciones, llamémosle, tensas entre FM y directiva.
El “fallermayorismo” es un “palabro” usado habitualmente en debates o tertulias, generalmente protagonizadas por los malalts de falles, para definir esa forma de entender nuestra fiesta centrándose principalmente en la figura de la Fallera Mayor, bien sea de Valencia, Torrent, Alzira o de una comisión. Para los “fallermayorista” el eje central, como he dicho, es la Fallera Mayor y todo aquello que le rodea, los actos que protagoniza, la indumentaria que usa tanto de valenciana como de particular, los discursos que realiza, si se maquilla o no, si va bien peinada, etc. Admito que es una postura, digamos, mayoritaria, y ya se sabe, la mayoría….. Solo hay que pasarse por los Foros de Internet falleros y comparar, el número de temas y respuestas que se genera alrededor de la figura de las Falleras Mayores o las Cortes de Honor en comparación con otros temas (fundamentales y esenciales para un servidor) que finalmente se convierten en minoritarios (salvo por el tema de premios) y casi diría yo que de culto. Incluso existe un tema que año tras año se repite y que ya es uno de los clásicos. “Busco Falla para ser Fallera Mayor” sobran explicaciones.
No entrare a valorar, los comentarios que se suelen realizar o los incrementos de usuarios y mensajes, cuando nos encontramos en los periodos de selecciones de cortes o FM, ese seria otro tema aparte, aunque un claro ejemplo de los efectos del “fallermayorismo”.
Quizás si me declarase “antifallermayorista”, (cosa que abiertamente me declaro sin ningún tipo de tapujos, al igual que hace algunos años me declaré “antifallero” ante la imagen de nuestra fiesta de cortar calles porque sí, paellas como actividad cultural, barra libre y masclets a las 3 de la madrugada) la mayoría piense que voy en contra de la figura de la Fallera Mayor, incluso alguno pensará que la quisiera tirar a la hoguera (eso lo dejo para alguna escena de falla), aunque quienes me conocen bien, y saben en realidad mi visión de la fiesta, no tienen en duda, el respeto, la admiración incluso la devoción que tengo por la figura de la Fallera Mayor, pero para eso se tienen que preocupar por conocer esa visión y no quedarse en las apariencias.
Y es que me declaro “antifallermayorista” ante un “fallermayorismo” mal entendido, excesivo, descentrado, que llega a desvirtuar el verdadero significado de Fallera Mayor. Y de eso somos culpables desde hace tiempo los falleros, que no hemos sabido respetar el significado de dicha figura, no hemos sabido transmitir la esencia de la misma, el orgullo de ser la representante de un colectivo, bien sea una comisión o de una población, de ser la imagen de una fiesta y muchas veces el espejo en quien mirarse.
Lo hemos transformado es un cargo costoso, recargado, ostentoso, y me niego a creer que sea consecuencia de ese barroquismo que dicen que tenemos los valencianos.
Escuchar frases como “Es que es MI año y quiero…….” o “Me vais a amargar MI año” o “Es que la Fallera Mayor QUIERE ….. y claro tendremos que hacerlo” o “YO en esa carroza no me subo”, o “¿En ese local se va a hacer MI acto?” o “¿Con el dinero que me he gastado, y la chiquilla no se va a lucir?” y la que más me impacto escuchar “Como digan que la niña va sencilla, me da algo” personalmente me sientan como una patada en las narices, aunque otras escuchadas a directivos de nuestra fiestas como “Las Fallas, fiesta que nace para ensalzar la figura de la mujer valenciana”, tampoco tienen desperdicio y ningún favor hacen a la situación.
Si a esto le sumamos las exigencias que los falleros les hemos impuesto y exigimos a las Falleras Mayores, un protocolo excesivo, a veces diría yo que militar, me atrevería a decir que irracional e ilógico, hacen de la situación una verdadera bomba de relojería.
Y como digo, los casos de los enlaces son los casos que ven la luz, casos que llegan a los extremos, pero estas situaciones son muy habituales, demasiado habituales en el día a día del mundo fallero actual, aunque quizás pocos se atrevan a decirlo, y lo que se intenta siempre es taparlo.
Conozco excelentes malalts de falles “fallermayoristas” (verdaderos ordenadores de datos, cifras, nombres y anécdotas) admiradores de la figura de la Fallera Mayor, por la que sienten un especial respeto, admiración y devoción, ellos me han enseñado el verdadero significado de la figura de la Fallera Mayor, a respetarla, admirarla e incluso sin llegar a la devoción sí aproximarme. Quizás ellos, al igual que yo, al ver esta situación sientan pena por lo que está ocurriendo y seguro que……. les ha dado que pensar.