domingo, enero 04, 2009

Volver a ser yo mismo.

Tenia ganas de volver a ser yo mismo. La lucha interna la tengo desde hace algunos meses aunque “reventó” a finales de noviembre; la única gasolina que mueve el motor de un fallero, la ilusión, se había agotado.
Pese a todo tiré mano de la “reserva” ante una petición, que creo que fue totalmente sincera, aunque poco ha podido hacer, ya que la “reserva” venia casi totalmente vacía.
A la falta de gasolina, ilusión, se le ha sumado la falta de confianza por mi parte, sobre todo tras observar algunas actuaciones desde entonces, de que la cosa pueda cambiar de rumbo, cosa por otra parte totalmente necesaria.
Si esto fuera futbol, algún entendido diría eso de "el futbol es así", yo me sigo negando a pensar que tengamos que decir eso de "las fallas son así". Ejemplos tengo muchos y contrastados de que las cosas se pueden hacer de otra forma, y sobre todo por y para los falleros.
Por eso y pese a que para mi el 1 de enero lo único que me indica es que faltan 2 meses y medio para la "plantà", que en los talleres ya se empiezan a ver avanzados los proyectos incluso ya se empieza a hablar de “bou”, que en el llibret nos ha vuelto a pillar el “bou”, las presentaciones las tenemos a escasas horas y eso significa que toca dormir poco, el casal ya huele a cabalgata con las mamás haciendo disfraces, otros ideando los “carromatos”, otros la cartelería, los mas bordes pensando que puñetería pueden hacer en la cabalgata mayor, y un largo etc. de actividades que se viven en cada uno de los casales de las fallas en la recta final.
Pese a que el 1 de enero solo me indica lo que he dicho anteriormente, en esta ocasión voy a ser convencional y como a la mayoria de las personas haré que en esta fecha me marque un cambio y como la mayoria se marca propósitos, el mío simplemente va a ser volver a ser yo mismo.
Volver a pensar en esas cosas tan sencillas que significan para mi el 1 de enero, ya que allí la ilusión la tengo intacta, incluso diría que repleta, rebosante, el deposito lleno de gasolina para el motor de este malalt de falles, que ansia empapelar "ninots" junto a los chavales de ADISTO, idear la escenografía de “Prou de romanç” en la falla grande, pedir algo más de colaboración para el llibret que este año va muy achuchado de “colaboradores”, jugar a artista con un trozo de corcho para decorar las cabalgatas, hacer tormentas de ideas para ver que puñetería se nos ocurre este año para la cabalgata mayor.
Tenia ganas de volver a ser yo mismo, y eso es tan fácil como volver a casa, a mi casal, volver a sentirme de nuevo fallero.