miércoles, marzo 21, 2012

Reflexiones a pie de falla. 1.- Los porque de L'esperança és un espill penjat en el futur

Es lo que tiene realizar un proyecto como el que hemos hecho en Cronista este año, que te permite reflexionar. No solo reflexiones sobre los temas tratados en la falla, que en nuestro caso al estar trabajando casi medio ejercicio sobre ellos nos llegaba al mes de marzo mas que masticado, pero si en muchas vertientes que han rodeado a L'esperança és un espill penjat en el futur.

La primera de ellas era la distribución de la falla, quizá la pregunta mas frecuente que me han realizado durante estas fallas. Si quien realizaba la pregunta veía que lo hacia desde el interés de saber el motivo, un servidor no dudaba en explicarles los motivos del guión ético y estético que nos llevó a realizar la composición que se vio en la calle, si quien realizaba la pregunta lo hacía por el cachondeo, directamente le recomendaba que fuera al inicio leyera la explicación expuesta y realizara el recorrido, y que una vez finalizado, que me lo preguntara si lo veía conveniente, (no os podéis ni imaginar la cantidad de falleros que ni le dan la vuelta a su falla).

Como hemos explicado en varias ocasiones tanto Fernando, como Miguel Balaguer, como yo, la idea de esta falla, ya tiene sus años, fue en abril de 2006 cuando estando diseñando “la finca” José nos enseñó los primeros dibujos, no hay que decir que nos entró por los ojos, aunque ni teníamos dinero para hacer frente a la idea, ni nos atrevíamos, por lo que los bocetos fueron al archivo del taller. Todos los años por el mes de abril me dirigía al archivo para ver los bocetos, y ver sus modificaciones (principalmente en el cuerpo central y remate). Explicar que la idea nació como una falla convencional es decir con su cuerpo central y sus remates, teniendo las escenas alrededor, teniendo 3 versiones a lo largo de los años.

Este año nos planteábamos un paso más en la falla grande, lo habíamos hecho en la infantil, y queríamos volver a romper con la grande tras le finca de 2007. Estuvimos mirando ilustradores, dibujos, fallas plantadas que nos gustaban para ver que se podía hacer, cuando me volví a dirigir al armario de los bocetos y sacar el “book” de escenas, ese era nuestro proyecto, no se por que lo tenia claro.

Fue entonces cuando empezó a tomar forma. Ninguno de los 3 bocetos nos gustaba, por lo que teníamos que resolver una parte muy importante de la falla, además la temática seguía acojonando, aunque menos, por la dureza explicita de las escenas. Por eso empezamos un trabajo de consulta en dos lineas, la artística y la de contenido.

Cogí libreta con las escenas y bocetos y llamé a buenos amigos artistas falleros para mostrárselos y pedir opinión. Carlos Corredera fue el primero en verlos, en una cafetería de Vall d'Uxo, al igual que a nosotros le gustaban las escenas pero el cuerpo central no le encajaba ninguno, y eso es muy importante a la hora de diseñar una falla, ya que es el primer golpe de vista del espectador, además había que buscar un remate que al mismo tiempo tuviera hilo con las escenas pero lanzara un mensaje en positivo. Surgió la idea de la maternidad, incluso una pareja de padre y madre con un niño recién nacido. Pero lo que nos dejó muy claro es que fuéramos valientes y que no dejáramos escapar uno de los guiones mas potentes que había visto, y eso viniendo de Corredera era un verdadero halago.

El siguiente en consultar fue Vicente Martínez Aparici, un café en el restaurante próximo a su taller y los bocetos en la mesa nos convencía aún más que la idea de hacer esa falla era viable, las escenas también le engancharon y la idea que nos dio Carlos no le disgustaba.

El siguiente en soportar nuestras dudas, fue Manuel Andrés Zarapico, para mi uno de los que mas sabe de fallas del mundo mundial, y fue el tercero en coincidir en que las escenas eran tan potentes que aunque el no haría una falla así, siempre apoyaría la valentía de hacerla, y que el cuerpo central había que buscar algo.
3 de 3 que nos decían que tiráramos adelante con la idea, pero había que rectificar la composición.
El siguiente era alguien de casa, al menos yo así lo considero, David Moreno. Le encantó el proyecto de entrada, y fue el que nos dio la solución a la composición. Buen conocedor de las fallas de Torrent y de sus falleros, vio de entrada que sería un proyecto que rompería con sus esquemas y por lo tanto había que avisar desde el primer momento con la composición que lo que se iba a ver no era normal. Por entonces también estábamos trabajando con el guión ético con José Miguel Martínez Castelló y la idea de la madre con el niño nos gustaba ya que tanto estéticamente como filosóficamente encajaba con las escenas. De esa consulta salió las escenas dispuestas a modo de una intervención artística en la vía pública sobre peanas individuales de cada escena y algo muy importante la figura central que representaba a la sociedad daría la espalda a estos problemas del siglo XXI.
Un café con Miguel Arraiz, fue la siguiente consulta, me interesaba mucho su opinión por que el además de plantar fallas, estas son innovadoras y transgreden el concepto tradicional, pero lo mas importante era por que es fallero.
Finalmente fue uno de mis referentes falleros y por el cual tengo verdadera admiración, pensaba que no le gustaría la idea ya que siempre le he escuchado que las fallas debían divertir, pero también ha dicho muchas veces que las fallas deben ser comprometidas con la sociedad. Quino Puig me dejó sorprendido por el apoyo desde el principio a realizar una falla con esa temática tan real y dura.

Una vez teníamos el convencimiento que realizar una falla así no era tan descabellado, iniciamos los contactos “técnicos”, los males sociales que íbamos a denunciar eran motivo de trabajo de ONG, y entidades, por lo que ellos eran los mas apropiados para indicarnos que el mensaje que se transmitía en los bocetos de las escenas era el correcto. Por ello nos pusimos manos a la obra para buscar que entidades eran las más apropiadas para ello.
Lo primero que nos surgió era el fuerte contenido ético que tenia la falla, por ello no valía que unos simples falleros comprometidos nos pusiéramos a opinar, ya sabemos que los falleros somos "opinadores" de todo lo relacionado en fallas aunque no tengamos ni idea, pero el hecho de pagar una cuota nos da derecho a opinar como si de una sagrada obligación se tratara, pero no, los temas eran muy delicados como para que estuviera en manos de falleros, por lo que buscamos a alguien capacitado profesionalmente para crear un guión ético de la falla. Costó poco convencer a José Miguel Martínez Castelló “Caste” pare que fuera el encargado de realizarlo dado que es Licenciado en filosofía, y persona muy implicada socialmente con los mas necesitados. El se encargaría de unir todas las escenas y de darle un único sentido.
Habían 2 escenas que nos preocupaban especialmente, el abuso sexual infantil y la violencia de genero, pensábamos que al ser temas mucho mas “próximos” que los otros serian delicados de tratar, por lo que fueron los primeros en atacar, la Casa de la Dona, fue tajante, “correcto ese es el mensaje que se debe dar, sumisión, despersonalización, seguramente las que sufran este problema agradecerán que alguien grite por ellas” Lo mismo pasó en la Dirección General de la Mujer y la Dirección General de Justicia y menor, dos reuniones en menos de una hora. El mensaje que saqué fue de agradecimiento por ser valientes y sacar a la luz en un medio tan “atípico” como es una falla estos problemas.
Ya teníamos los 2 principales escollos solucionados el resto ya lo debéis imaginar reuniones con ONG y entidades para comentar la falla.
Nos volvía a surgir un problema, teníamos la falla definida, pero el proyecto solidario no habíamos hablado nada, y estábamos tratando con muchas ONG y decantarnos por una y no por otras podría ser muy delicado. Entonces nos vino a la mente las fallas 2009 en la que nuestro proyecto solidario tenia como eje central la realización de la falla infantil por ADISTO, ¿por que no hacer algo similar? La falla sería el proyecto solidario, uniendo 2 claras apuestas de Cronista en 1, y para ello volvimos a reunirnos con todas las entidades para programar desde Septiembre hasta marzo, actividades con ellos en las que se recogería información para solucionar aquellos problemas que íbamos a denunciar en nuestra falla.
Charlas, debates, exposiciones, jornadas lúdicas y talleres se han realizado hasta llegar al 15 de marzo en el que la esperanza tomo la demarcación de Cronista.

Y ahora permitirme que os conteste a algunas de las preguntas que muchos me han realizado a lo largo de la semana fallera.

¿Porque estaba la falla a lo largo en lugar de alrededor del cuerpo central?

Plantear la falla con la composición tradicional daba pie a que esta se viera de esa forma, como una falla tradicional, por lo que al ser la primera impresión de diferente ya estábamos avisando desde el principio que lo que allí estaba plantado no era una falla más. Además para la lectura del guion ético tener que recorrer la falla hacia que el espectador tuviese mayor atención. De este modo la vería bien quien realmente le interesara o le moviese la curiosidad.

¿Porque estaba la madre de espaldas?

La figura de la madre representaba la sociedad, y el darle la espalda a las escenas figuraba que a veces ante esos problemas miramos hacia otro lado, dándole la espalda a la realidad.

¿Porque estaba la madre pintada en blanco?

No es que nos quedáramos sin presupuesto, ni que al artista no le diera tiempo. Desde la presentación del proyecto se mostró la maqueta en blanco. En blanco por que refleja la inocencia sin rasgos para ser el nexo de unión con las victimas de las escenas que son totalmente impersonales. Se intentaba transmitir que todos somos victimas de esos males, a cualquiera de nosotros nos puede ocurrir.
El bebe, era lo único pintado en color ya que representaba la esperanza en el futuro, somo nosotros mismos (lo que vemos en un espejo cuando miramos) quienes podemos cambiar esta sociedad.

La cartelería.

A las escenas en sí no le hacían falta carteles para contar de que iba, pero vimos conveniente realizar 2 tipos de carteles, 1 que aportara la información exacta del mal denunciado, y otro sería una cita de esperanza, para dejar un mensaje en positivo. Robert Gómez, fallero de Nicolás Andreu aportó la brillante idea que la cita de esperanza fuera impresa sobre un espejo, de modo que se viera reflejado el espectador en el mientras leía. La idea cuajó ya que contenía todos los conceptos éticos que buscábamos en la falla.


Nota: Esta tarde he recibido una llamada, bueno ha sido un sms y le he llamado, comentando la falla me ha dicho que el había interpretado todo esto que aquí he explicado sin que yo le explicara nada.